10 Preguntas de Mayordomía – Parte 1

“Dado que ustedes sobresalen en tantas maneras —en su fe, sus oradores talentosos, su conocimiento, su entusiasmo y el amor que reciben de nosotros— quiero que también sobresalgan en este acto bondadoso de ofrendar.”
2 Corintios 8:7

Nota: Tuve mucho terreno para cubrir, por lo que he dividido este artículo en dos partes. En este artículo he incluido las primeras 5 preguntas. Para el resto de las preguntas presiona este enlace: “10 Preguntas de Mayordomía – Parte 2“.

Mi objetivo como consejero financiero es ayudarte a crear un plan para controlar y ganar con tu dinero. Como un cristiano evangélico, yo enseño y aconsejo sobre el manejo del dinero desde el punto de vista de Dios tal como se establece en las Escrituras.

Creo firmemente que una buena comprensión y práctica de los principios de mayordomía bíblica es la base de un plan financiero exitoso.

Yo sé que las preguntas sobre lo que damos y la mayordomía vienen todo el tiempo y he tenido enfrentarlas y contestarlas yo mismo. Mi objetivo hoy es compartir con ustedes lo que he aprendido del estudio de la Palabra de Dios y de la práctica de estos principios a lo largo de varios años. ¡Me encantaría saber de usted en este asunto!

Por lo tanto, en honor del diezmo, me gustaría presentar 10 Preguntas de Mayordomía:

  1. ¿Necesita Dios mi dinero?
    • Absolutamente no. El testimonio de la Escrituras es muy claro: Dios es el Creador del mundo y es el dueño de todo lo que existe en el mundo incluidos tú y yo. Nuestra posición no es más que una de administrador de bienes o mayordomos. Se nos ha dado una responsabilidad como administradores de lo que le pertenece a Dios (Salmo 24:1, 1 Crónicas 29:14-15; Hageo 2:8, Hechos 17:24-26). No damos para hacerle un favor a Dios. Lo hacemos como un reconocimiento de Su posición como dueño de todo.
  2. ¿Cómo puedo dar cuando no tengo lo suficiente para satisfacer mis gastos mensuales?
    • Esa es una pregunta muy buena. Muchas familias viven de quincena a quincena y la reciente recesión ha dejado a algunas familias en una situación muy difícil. Sin embargo, creo que, independientemente de tu situación particular, debes desarrollar el hábito de dar algo. Lo que importa aquí es la obediencia del corazón a los principios de Dios y no tanto la cantidad. Hay, por supuesto, el elemento de la fe en este proceso, ya que damos incluso cuando pensamos que no tenemos lo suficiente para cubrir lo básico con lo que queda. Recuerda que Dios es el Gran Proveedor y siempre honrará la obediencia que es tu fe puesta en acción (Filipenses 4:19).
  3. ¿Se nos manda a dar a la iglesia? ¿No estamos en la era de la gracia?
    • Yo ciertamente pienso que sí. La Biblia es muy clara que los miembros de la asamblea iban a dar de su ingreso para apoyar la labor de la congregación. En los tiempos del Antiguo Testamento, el diezmo se destinaba a apoyar a los sacerdotes y el templo, y en el Nuevo Testamento, lo que se pretende apoyar el trabajo de la iglesia local (Malaquías 3:10; I Corintios 9:8-10). Cuando los miembros de la asamblea no dan, la misión de la iglesia se ve afectada. Mayordomía bíblica no es un asunto de salvación ni es una manera de ganarse el favor de Dios. Él te ama y yo y de su amor no está sujeto a nuestro desempeño. Sin embargo, creo que dar es un reflejo de un corazón agradecido.
  4. ¿Si yo no soy un miembro de una iglesia, todavía debo dar el diezmo?
    • La respuesta corta es sí. Como cristiano, debes ser parte de una congregación local y comprometerte a un lugar de comunión y servicio. Sin embargo, es posible que te hayas mudado o que estés buscando el mejor lugar para tu familia. Mi consejo es dar el diezmo a tu iglesia actual. Si no tienes una, da para apoyar la labor de las iglesias que visites.
  5. ¿Pero no el diezmo un concepto del Antiguo Testamento? Y, ¿por qué 10%? ¿Por qué no un 9% o 11%?
    • Vamos a definir primero el diezmo. Esto simplemente significa el 10% y se utiliza constantemente en las Escrituras (Génesis 28:22, Deuteronomio 26:12, Mateo 23:23). Así que el 10% es en realidad idea de Dios. En mi opinión esto es sólo el punto de partida de la obediencia. Dios no sólo está interesado en el 10%, pero en la forma que administramos el 90% restante. Por lo tanto, no es un requisito legalista, sino un lugar para comenzar nuestra obediencia.

¿Qué piensas? ¿Tienes otras preguntas sobre dar / mayordomía? ¡Por favor, deja un comentario y empecemos a la conversación!

 “Dios es el gran dador. El gran proveedor. La fuente de toda bendición. Absolutamente generoso y totalmente fiable. El mensaje sonoro y recurrente de las Escrituras es claro: Dios lo posee todo. Dios lo comparte todo. ¡Confía en Él, no en las cosas!”
Max Lucado (Fearless)

Click here for the version of this post in English.

One thought on “10 Preguntas de Mayordomía – Parte 1

  1. Pingback: Mes de la Educacion Financiera: La Serie sobre Dádivas – Help and Hope for Your Finances / Ayuda y Esperanza para Tus Finanzas

Comments are closed.