Ganando Con El Dinero: El “¿Por qué”? Es Más Importante Que El “¿Cómo”?

¿Has estado disfrutando de los Juegos Olímpicos? Yo sí, aunque estoy más que frustrado con la cobertura estilo de los años ‘70 de la NBC, ha sido una semana muy entretenida y todavía tenemos unos días más. Cada cuatro años, los juegos ofrecen un gran teatro de competencia para los mejores atletas que el mundo tiene para ofrecer.

¿Cómo llegaron esos atletas a Londres? No fue simplemente apareciéndose allí y pidiendo la oportunidad de competir como un regalo. No, lo hicieron como en los viejos tiempos: se ganaron la oportunidad. Entonces, ¿por qué lo hicieron? ¿Por qué todo el tiempo y el sacrificio para llegar a los juegos? Día tras día, comiendo de la manera correcta, la práctica de su arte, renunciando a tiempo libre con la familia y amigos. ¿Y por qué hacerlo? Simplemente porque todos querían una oportunidad para llegar a ese podio y recibir una medalla que dice: “¡Yo soy el mejor del mundo!”

Ves, el objetivo de hacer el viaje hizo que valiera la pena. Tener una buena razón para hacer algo, es más importante que la metodología que elijas para lograrlo. Lo mismo es cierto si quieres ganar con tu dinero. Podría entrenarte y enseñarte cómo hacer un presupuesto, cómo salir de las deudas, cómo desarrollar un plan de ahorro para tu hogar. Pero si no tienes una motivación adecuada, puedes desanimarte cuando encuentres obstáculos en el camino.

Así que, ¿qué te motiva? ¿Será que alguna  de estas medallas olímpicas de finanzas te animará a entrar en el juego? ¿Qué tal si pudieras?

  • Dejar de vivir de cheque de pago a cheque de pago. Poder poner fin al ciclo de tener más obligaciones que dinero al final de cada mes. ¿El precio? Tienes que vivir en un presupuesto.
  • Ser libre de la esclavitud de las deudas de consumidor. Debido a que estás cansado de pagar los intereses por todo lo que compras. Porque quieres que tu dinero trabaje para ti y no para los bancos. ¿El precio? Tienes que dejar de pedir dinero prestado y necesitas atacar tu deuda con cada onza de esfuerzo que puedas reunir. Y tienes que aprender a ahorrar dinero.
  • Retirarte con dignidad. Porque no quieres depender del gobierno o cualquier otra persona para cuidar de ti. ¿El precio? Tienes que empezar a ahorrar ahora metódicamente.
  • Dar con abandono. Porque hay gente y causas que podrías bendecir grandemente. ¿El precio? Tienes que sacrificar hoy y acumular riquezas para que pueda ayudar a los demás mañana. La gente quebrada no puede ayudar a nadie financieramente. Pero si enderezas tus finanzas, podrías dejar un gran legado para las generaciones venideras.

Si estas medallas financieras no motivan, tal vez puedes sugerir otras. Determina tus metas, llega a tu “por qué” quieres recuperar el control de tu dinero. ¡Hazlo hoy mismo y ve por el oro!

¿Acaso no saben ustedes que, aunque todos corren en el estadio, solamente uno se lleva el premio? Corran, pues, de tal manera que lo obtengan.
I Corintios 9:24 (RVC)

Click here for the version of this post in English.