Prioridades Presupuestarias: Protegiendo Las Cuatro Paredes

¿Estás familiarizado con la historia bíblica de Nehemías? Nehemías era un Judío exiliado que sirvió como el copero del rey persa Artajerjes.

Nehemías se enteró de la difícil situación de los Judíos que habían regresado a Jerusalén de la cautividad babilónica.

La ciudad estaba devastada y las paredes estaban derribadas. En el primer capítulo del libro de Nehemías, su situación se resume de la siguiente manera: “El remanente allí en la provincia, que sobrevivió al cautiverio están en gran aflicción y oprobio, y la muralla de Jerusalén está derribada y sus puertas quemadas a fuego.

Nehemías fue movido a la oración, el ayuno y la acción para su pueblo. ¡Poco después dirigió un proyecto en Jerusalén, que reconstruyó las murallas de la ciudad en 52 días!

Este proyecto fue un gran testimonio de la fidelidad de Dios para su pueblo escogido. Me puedo imaginar que los nuevos muros les daba una sensación de seguridad y consuelo.

Cuando piensas sobre tus finanzas, puede que estés en una situación difícil en la actualidad. Tus ingresos pueden estar limitados debido a la pérdida del empleo o una enfermedad, y es posible que tenga demasiadas obligaciones para cubrir cada mes.

Lo que me gustaría hacer hoy es ayudarte a decidir sobre las prioridades de ese presupuesto.

En esencia, lo que necesita para asegurarse de que las cuatro paredes de tu hogar financiero estén construidas y no derribadas. Aquí están las Cuatro Paredes:

  1. Comida: Necesitas asegurarte de que tú y tu familia tengan lo suficiente para comer. Por supuesto, si tienes un ingreso limitado y demasiadas obligaciones, debes considerar eliminar los gastos de restaurante. Pero los comestibles para alimentar a su familia debe ser el primero en su lista.
  2. Albergue: Esto incluye tu hipoteca o alquiler, así como los servicios públicos. Necesitas asegurarte de que estés al día con tus pagos mensuales de su residencia. Este pago está antes que cualquier pago (por ejemplo, pagos de tarjeta de crédito). Es más importante que estés al día con tu compañía hipotecaria o con tu propietario. La misma prioridad se aplica a los servicios públicos: electricidad, gas, agua y servicios de telefonía básica. Hago hincapié en servicios de “teléfono básico” y no un plan de teléfono celular que es demasiado caro para tu situación actual.
  3. Transporte: Es necesario asegurarse de que tienes cubiertas tus necesidades de transporte para que puedas ir y volver del trabajo. Si tienes un pago de auto, usted necesitas estar seguro de que está al día. En tu presupuesto, debes también cubrir los gastos de combustible, seguros y gastos básicos de mantenimiento (como un cambio de aceite regular).
  4. Ropa: Estamos hablando de necesidades básicas de ropa para ti y tu familia. Si tienes niños, sabes que están creciendo rápidamente. Tu y tu cónyuge pueden tener también la necesidad de actualizar su guardarropa, pero debe ser consistente con sus niveles de ingresos.

Piensa en esto: Si tu familia tiene comida, si el techo esta seguro, si tienes la capacidad para llegar a donde tienes que ir cada día, y hay que ropa para usar, ¿cómo te sentirías? Tendrías una gran sensación de seguridad.

El dinero aún puede ser limitado, pero puedes vivir para luchar otro día, porque las necesidades básicas están cubiertas.

Con el resto de los ingresos, puedes terminar tu reserva de emergencia inicial y puedes atacar su deuda. Con las cuatro paredes seguras, puedes concentrarte en un posible aumento de tus ingresos mediante horas extra en tu trabajo o tomando un segundo trabajo temporeramente.

Nehemías guió a su pueblo en un proyecto de restauración que les dio un sentido de seguridad y orgullo. Cuando decides proteger a las cuatro paredes de tu familia puedes hacer lo mismo.

“porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.”
I Timoteo 5:8 (RVC 1960)

Click here for the version of this post in English.