¿Qué Sucede Después que Sales de las Deudas?

Broken Chains

Suscríbete a artículos futuros de Figueroa Financial via e-mail.

¿Qué sucede después que sales de las deudas? Podrías estar pensando que no puedes empezar a pensar en eso ahora.

Estás haciendo lo suficiente para hacer tu presupuesto cada mes, pagar las facturas a tiempo y usar cualquier dinero extra para tu bola de nieve de deudas.

O tal vez es exactamente donde estás. Has sacrificado y pagado el precio, has presupuestado cada mes, estableciste tu reserva inicial de emergencia, cortaste gastos y has trabajado horas extras.

Y ahora, esa última deuda en tu lista ha sido eliminada. En este próximo mes por primera vez el renglón de “deuda” en el presupuesto tendrá un $0 asociado con él.

¡Felicitaciones! ¿Qué pasa ahora? ¿A dónde vas a aplicar toda esa energía e intensidad concentrada que solías poner al salir de las deudas?

Bueno ahora puedes relajarte un poco pero sin perder tu propósito. Hay más trabajo que hacer :-).

Me gusta pensar sobre el bienestar financiero, como un viaje en tres etapas que son análogas a la construcción de una casa: establecer una base firme, construir tu casa financiera y dejar que los árboles crezcan.

Hablemos de cada etapa.

1. Establecer una Base Firme

Cada casa necesita una gran base, un gran fundamento. En cuanto a nuestras finanzas, esta es la etapa donde pasamos de estar parados en arena movediza a terreno más alto, más firme.

Es en esta fase donde establecemos un presupuesto para poder obtener el control de nuestro dinero y donde eliminamos nuestra deuda del consumidor.

Cuando completas esta etapa, ya sabes a dónde va tu dinero y tienes algunos ahorros para emergencias. La paz mental con tu dinero es ahora parte de tu vida.

¿Sabes qué más viene con libre de las deudas? ¡Opciones! Tú estás en control y puedes decidir qué pasa después, no los acreedores.

2. Construir Tu Casa Financiera

Después de que los cimientos están establecidos, se agrega la estructura de la casa y se decide cómo se van a organizar las diferentes habitaciones.

En esta etapa de tu viaje de bienestar financiero, puedes concentrarte en la adición a la base firme, dirigiendo tu atención a otros elementos del plan. Aquí el enfoque está en el fortalecimiento de tu posición financiera y la minimización del riesgo.

3. Dejar que los Arboles Crezcan

Cuando se construye una nueva casa, por lo general el constructor planta un par de árboles en el patio delantero. Inicialmente por supuesto son pequeños y frágiles, pero con el tiempo y la atención adecuada, las raíces crecen profundamente y ampliamente y los árboles florecen.

En vecindarios más viejos puedes ver árboles fuertes, altos que proporcionan belleza, sombra y un lugar para que los niños se suban y jueguen o para que los amigos se reúnan a conversar.

En cuanto a tu dinero, quieres ir más allá de la base inicial que te beneficia a ti y a tu familia hoy. Quieres compartir las bendiciones con otras personas a tu alrededor y con las generaciones futuras. Quieres dar extravagantemente y empiezas a pensar en términos del legado que dejarás.

Antes de continuar, quiero hacer hincapié en un punto sobre las dádivas. Aunque veo la tercera etapa como el lugar en donde puedes dar extravagantemente, no quiero que pienses que ese aspecto debe ser ignorado en las primeras dos etapas.

La generosidad no tiene que ser limitada por el tamaño de nuestras cuentas bancarias. Puedes ser generoso con tu tiempo, talentos y tu tesoro en cada etapa de tu viaje. Mientras más generoso eres, más bendecidos serás.

En las palabras de Anne Frank: “nadie nunca se ha vuelto pobre por dar“.

Durante las próximas dos semanas tendré una mini-serie de artículos, concentrándome en las etapas 2 y 3 de nuestro viaje hacia el bienestar financiero.

La semana que viene, hablaremos sobre la segunda etapa: construir tu casa financiera. Entonces la semana siguiente pondremos nuestra atención en la tercera etapa: dejar que los árboles crezcan.

¡Espero que regreses la semana próxima!

¿Qué opinas de las tres etapas del bienestar financiero? ¿En qué etapa estás ahora?

Suscríbete a nuestro boletín mensual

This post is also available in: Inglés