La Vida Después de las Deudas: Dejar que los Arboles Crezcan

Neighborhood Trees

Suscríbete a artículos futuros de Figueroa Financial via e-mail.

“No somos cisternas hechas para el acaparamiento, somos canales hechos para compartir.”
Billy Graham

Hoy concluyo mi mini serie sobre lo que ocurre después que salimos de las deudas.

Si recuerdas, veo el bienestar financiero como un viaje en tres etapas que son análogas a la construcción de una casa: establecer una base firme, la construcción de tu casa financiera, y dejar que los árboles crezcan.

La semana pasada hablé sobre cómo construir tu casa financiera mediante el sabio uso de los ahorros y el manejo de riesgos. Esta semana pondremos nuestra atención en la última etapa de nuestro viaje financiero: dejar que los árboles crezcan.

Si conduces a través de un vecindario que tenga varios años y que esté bien establecido, te darás cuenta de que los árboles son altos y fuertes. Estos árboles proveen belleza, sombra, y un lugar para que los niños se suban y jueguen. También pueden ser un gran punto de encuentro para amigos y vecinos.

Los beneficios proporcionados por esos árboles no se limitan a donde están plantados. Del mismo modo, a medida que progresas en tu viaje financiero puedes comenzar a ser una bendición para otras personas fuera de tu familia inmediata.

Pero recuerda que la generosidad no debe ser ignorada en las dos primeras etapas. Se trata simplemente de que después que has pagado tus deudas, has construido tu reserva de emergencia, y tienes los ahorros para la jubilación y la universidad en buen camino, te encuentras en una posición económicamente bien sólida.

Ahora puedes dar de forma extravagante. Ese es el verdadero propósito de la creación de riqueza.

Entonces, ¿dónde podrías empezar? Puedes ir más allá del círculo íntimo de tu familia inmediata y beneficiar a tu familia extendida / amigos y organizaciones de caridad.

Familia Extendida y Amigos

Hay un par de maneras en las que puedes compartir tus bendiciones con los amigos y tu familia extendida.

En primer lugar, tal vez ellos están en necesidad de aprender las lecciones que tú has aprendido para ganar con el dinero. Es muy posible que al compartir tu historia con ellos, van a pedir tu consejo. Sé gentil y amable. Todos hemos cometido errores con el dinero.

En segundo lugar, puede llegar el momento en el que realmente puede ayudar financieramente. Pero una vez más, ten cuidado de cómo defines la ayuda. Asegúrate de que estás realmente ayudando y no auspiciando el mal comportamiento con el dinero, haciendo una situación mala peor.

Organizaciones de Caridad

Si eres una persona de fe, dando a tu iglesia es un gran lugar para comenzar. Tal vez este es el momento donde puedes ir más allá del diezmo. Podrías comenzar a ayudar a cubrir los fondos necesarios para viajes misioneros y otros ministerios de tu iglesia a través de ofrendas especiales.

Aunque no estés involucrado en una iglesia u otra organización religiosa, puedes ser generoso. Hay muchas personas que necesitan tu ayuda en este mundo. Encuentra una causa que esté cerca de tu corazón y participa.

Ahora puedes ayudar desde una posición de fuerza. Revisa cuidadosamente los objetivos y actividades de la organización que estás evaluando y ayuda en todo lo que puedas.

Así que, ¿estás listo para extender las bendiciones que ha recibido con los demás? No hay mejor momento para empezar a ser generoso que hoy. 

“El alma generosa será prosperada, y el que riega será también regado.”
Proverbios 11:25 (LBLA)

 Pregunta: ¿A quién te gustaría ayudar de forma extravagante hoy?

Suscríbete a nuestro boletín mensual

This post is also available in: Inglés