La Generosidad como un Estilo de Vida

Gift Box

Suscríbete a artículos futuros de Figueroa Financial via e-mail.

33 Pero cierto samaritano, que iba de viaje, llegó adonde él estaba; y cuando lo vio, tuvo compasión,
34 y acercándose, le vendó sus heridas, derramando aceite y vino sobre ellas; y poniéndolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un mesón y lo cuidó.
35 Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al mesonero, y dijo: “Cuídalo, y todo lo demás que gastes, cuando yo regrese te lo pagaré.”
Lucas 10:30-35 (LBLA)

Es posible que reconozcas los versos arribas como parte de la parábola del buen samaritano según la contó Jesús en Lucas 10:30-37. Jesús contó esta historia en respuesta a la pregunta “¿y quién es mi prójimo?” Usó esta historia para ilustrar el principio de amarnos los unos a los otros.

Cuando escribo, enseño o entreno a alguien para ganar con su dinero, quiero recalcar que la generosidad no tiene que ser limitada por el tamaño de nuestras cuentas bancarias. Cada día, podemos cultivar y desarrollar un corazón generoso hacia los demás que están a nuestro alrededor.

Quisiera desempacar estos versículos para mostrarte cómo podemos ser generosos sin importar cuánto dinero tenemos. La generosidad es una marca distintiva de las personas que prosperan con el dinero.

Vamos a ver cómo el buen samaritano demostró que tenía la generosidad como un estilo de vida:

Tiempo

Te darás cuenta de que en primer lugar, el samaritano vio la necesidad, sintió compasión y se detuvo en su camino. Dos viajeros anteriores vieron el mismo problema y lo ignoraron y siguieron adelante con sus vidas.

Puedes elegir  ser generoso con tu tiempo. Sí, todos tenemos responsabilidades de familia y trabajo. Pero si fuéramos a ser honestos, es muy posible que perdemos mucho tiempo que podría utilizarse para ayudar a los demás.

Mira a tu alrededor y encontrarás que hay una necesidad, que puedes llenar. Decide darle un poco de tu tiempo para ayudar a alguien más.

Talento

El buen samaritano aplica cierta habilidad, talento para la situación. Él curó las heridas del hombre en necesidad y se hizo cargo de él en la posada.

Todos tenemos la habilidad para hacer algo y alguien necesita entrar y compartir lo que puedes hacer. ¿Qué habilidades tienes?

¿Puedes cocinar u hornear y ofrecer una comida a alguien? ¿Puedes cantar o tocar un instrumento y llevar alegría a un orfanato o un centro de vida asistida? ¿Puedes ser entrenador deportivo y ayudar a los niños?

¿Sabes coser? ¿Podrías usar tus habilidades organizativas y administrativas para ayudar a una organización sin fines de lucro con la planificación de eventos? ¿Cómo puedes invertirte en otros?

Cuando encuentres el tiempo para ayudar a otros, haz uso sabio de tu tiempo haciendo algo que puedes hacer.

Tesoro

Sí, el buen samaritano tenía riqueza. Era dueño de un animal que pudo usar  para llevar al herido. Él también tenía dinero para cubrir los costos de la posada.

Así que sí, podemos poner nuestro dinero a buen uso para ayudar a los demás. La principal motivación para lograr el control de nuestro dinero y acumular riquezas es para que podamos ayudar a otros.

Pero no esperes hasta que tengas todos tus problemas de dinero resueltos antes de decidirte a ayudar a alguien. ¡Puedes ser generoso hoy y mañana puede ser más generoso!

Sé generoso con todas sus pertenencias, y apasionado por la justicia. Comparte tu tiempo, talento y tesoro con los que tienen menos.
Tim Keller

 Acepta el reto de este fin de semana y ver cómo puedes ser generoso. ¡Déjame saber cómo te va!

Suscríbete a nuestro boletín mensual

Please follow and like us:

This post is also available in: Inglés

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial