El Secreto del Contentamiento

Corazon Lleno de Accion de GraciasSuscríbete a artículos futuros de Figueroa Financial via e-mail

 Sea vuestro carácter sin avaricia, contentos con lo que tenéis, porque El mismo ha dicho: Nunca te dejare ni te desamparare,
Hebreos 13:5

¿Estás contento? Una definición del contentamiento es “el estar feliz y satisfecho“. Entonces, ¿lo tienes, el contentamiento? Me hago esa pregunta a  mí mismo. El versículo anterior hace el estar contento con que lo tenemos un mandamiento para nosotros.

Ahora estamos en Noviembre y este mes trae un gran reto para nuestra satisfacción, para nuestro contentamiento. Este es el mes en que en los EE.UU. se celebra el gran feriado del día de Acción de Gracias.

La idea, por supuesto, es tomar un momento para hacer una pausa para dar gracias por todas las bendiciones que Dios nos ha dado. Pero, al igual que con todos los días de fiesta, el propósito original puede ser eclipsado si no tenemos cuidado.

Normalmente nos reunimos con la familia y tenemos una gran cena con tremendos platos. El primer reto es ser capaz de decir “Ya he tenido suficiente“. Dado que por lo regular toda la comida es generalmente muy buena, se nos hace muy difícil.

Sin embargo, Noviembre también se ha convertido en el mes en que el “Viernes Negro” maraca el comienzo de la temporada de Navidad con una loca carrera para obtener “las grandes ofertas” para esos grandes regalos que queremos darle a nuestros amigos y familia (y por supuesto, a nosotros mismos :-)).

Siempre hay una tentación para nosotros por querer más y más cosas. Entonces, ¿cómo podemos tú y yo resistir esa tentación?

El Secreto

Creo que el secreto del contentamiento es un corazón agradecido. Un corazón que dice: “nada me faltará“. Un corazón que está satisfecho con lo que ya tenemos. Cuando estamos agradecidos, podemos resistir la tentación de querer tener más y más cosas.

No me malinterpreten, que las cosas no son malas. Yo quiero que seas un gran éxito con tus finanzas, pero no quiero que las posesiones terrenales se conviertan en la prioridad para ti y para mí.

Entonces, ¿por qué estás agradecido? Aquí te incluyo mi lista:

  • Un amoroso Padre celestial que me conoce, y que ha provisto el Camino para yo poder conocerlo. Me libró de las tinieblas y el pecado. En Cristo, tengo el gozo, la paz, el amor y la esperanza de la gloria eterna.
  • Dios me ha bendecido con una hermosa esposa que ha sido mi mejor amiga y mi mayor admirador por más de 10 años.
  • Una familia que me quiere y que se preocupa por mí.
  • Yo también tengo un muy buen trabajo que me permite usar mis habilidades y para cuidar de mi familia. Desde hace más de 20 años, mi trabajo me ha dado la oportunidad de interactuar con gente maravillosa de todas partes del mundo.
  • Por último, estoy en muy buen estado de salud. ¿Qué más puede pedir un hombre?

 

El Ejemplo de Acción de Gracias

Yo creo que siempre se puede tener un corazón agradecido. Voy a tratar de mostrarte esa realidad con una de mis historias favoritas de la Biblia (2 Reyes 7).

En los días del reino Judío dividido, el reino del norte de Israel estaba en guerra con los Arameos. El pueblo de Israel estaba en estado de sitio y sin acceso a los alimentos. Ellos estaban en necesidad desesperada y dispuestos ya a rendirse y morir.

El profeta de Dios Eliseo había prometido el rescate, pero como de costumbre la gente no creyó en Dios. Y aquí es donde mis héroes de la historia salvan la situación. Había 4 leprosos que estaban sentados a la puerta de la ciudad de Jerusalén.

Estos hombres, ya excluidos de la sociedad por su condición, decidieron arriesgarse e ir al campamento de los Arameos para pedir comida y misericordia. En su propio juicio, ya estaban muertos de todos modos.

Cuando llegaron a ese campamento, se dieron cuenta de que Dios nuevamente había librado a Su pueblo. Durante la noche hizo huir a los Arameos y ellos dejaron atrás todas sus provisiones y pertenencias.

Para estos cuatro hombres, su reacción inicial fue una muy normal. Primero se preocuparon por satisfacer sus propias necesidades en primer lugar. Tomaron artículos y alimentos para ellos y los escondieron. Lo hicieron un par de veces hasta que se dieron cuenta de su error.

Se dieron cuenta que tenían que compartir las buenas nuevas de liberación y las provisiones con el resto de la gente. Cuando lo hicieron, fue sin duda un momento de regocijo para todos.

Las Lecciones de Acción de Gracias

¿Cuáles son las lecciones de acción de gracias de esta historia?

  • Dios siempre vendrá al rescate y proveerá para Su pueblo. Aun incluso cuando nos falta la fe suficiente para creer en él. Él es el Gran Proveedor (Gen 22:14).
  • Independientemente de tu situación actual, siempre puedes ver la mano de Dios en tu vida y ser agradecido. Él es el Buen Pastor (Salmos 23:1).
  • El entender de que ya tienes lo suficiente te llevará a compartir con otros que están en necesidad. El resultado de un corazón agradecido es un estilo de vida de generosidad que emula el Gran Dador (2 Corintios 8:9).

A medida que este mes de Acción de Gracias avance, podemos recordar el ser agradecidos todos los días (I Tesalonicenses 5:16-18). Y ya que somos agradecidos y estamos contentos, podemos dirigir nuestra atención hacia los demás.

Pensemos en alguien que necesita compartir en nuestras bendiciones. Alguien que necesita una palabra de aliento, una bolsa de comida, o una mano de ayuda para realizar una tarea.

Ellos están a nuestro alrededor y todos necesitan un mensaje de buenas noticias. Vamos a asegurarnos de que tú y yo estamos involucrados en el proceso de compartir las muchas bendiciones que Dios nos ha dado.

Pregunta: ¿Cuan contento estas con lo que tienes hoy?

 Suscríbete a nuestro boletín mensual

Please follow and like us:

This post is also available in: Inglés

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial