3 Principios Fundamentales de Mayordomía Bíblica

3 Principios Fundamentales de Mayordomia BiblicaPero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará.
Que cada uno  como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.
Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para vosotros, a fin de que teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, abundéis para toda buena obra;
2 Corintios 9:6-8 (LBLA)

Como cristiano, ¿cuál es tu visión de la mayordomía? ¿Te trae esa palabra sentimientos de culpa? ¿O es ser un mayordomo motivo de alegría para ti?

Si no tenemos cuidado, podemos hacer de este concepto de mayordomía demasiado complicado. Creo que parte de madurar como cristiano implica crecer en nuestra comprensión de la mayordomía bíblica.

Un creyente maduro entiende que él / ella es un administrador de activos o un mayordomo y que Dios es dueño de todo (Salmo 24:1). Él no necesita nuestro dinero.

Pero me gustaría ayudarnos a comprender la esencia de la mayordomía bíblica. Permíteme utilizar el pasaje en 2 Corintios para compartir contigo los 3 principios fundamentales de la mayordomía bíblica.

Suscribete a Articulos de Figueroa Financial

Principio # 1: Cosechamos Acuerdo con lo que Sembramos

En el contexto de este pasaje, el apóstol Pablo anima a los creyentes de Corinto a prepararse y estar listos para apoyar a la ofrenda para los santos en Jerusalén (2 Corintios 9:1-5).

En este primer principio, Pablo toma prestado un concepto de la agricultura. En otras palabras, que cosechamos lo que sembramos. No sólo eso, sino que también cosechamos en la misma medida en la que sembramos.

La idea aquí es que en la mayordomía, obtenemos de acuerdo a lo que invertimos. Y no sólo está hablando de un beneficio financiero. Él está hablando acerca de todos los beneficios que vienen en camino, cuando das.

Jesús los puso de esta manera: “Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir.“(Lucas 6:38).

Tú no puedes dar más que Dios. Él es el Gran Dador y se deleita en bendecir la obediencia de sus hijos.

Principio # 2: Debemos Dar con un Corazón Gozoso

A pesar de que Pablo nos anima a dar generosamente, inmediatamente se introduce el segundo principio.

Sí, debemos dar, pero debemos hacerlo con un corazón gozoso. Ten en cuenta que también indica que cada uno de nosotros debe dar como lo hemos propuesto en nuestro corazón.

Ves, el dar es algo muy personal. Esto es entre tú y Dios y nadie más. Sí, Él quiere que des y que seas un buen mayordomo, pero no por fuerza, y por un sentimiento de culpa.

Mi padrastro trabajó en la construcción durante toda su vida. Siempre andaba por la casa bregando con algo: tal vez descargando las herramientas y la madera que utilizó después de un duro día de trabajo, o tal vez un proyecto de trabajo en la casa durante los fines de semana.

Mi mamá siempre sentía que yo debía ayudarlo, pero para ser honesto, esa no era mi primera inclinación. Siempre tenían que decirme que fuera a ayudarlo y lo hacía a regañadientes.

Sin embargo, cada vez que yo le ayudaba, terminaba pasando un buen rato y aprendía algo en el proceso. Si hubiese sabido mejor, habría dado mi tiempo a ese esfuerzo con alegría.

En la mayordomía, la podemos disfrutar más si lo hacemos de corazón, desde el principio, independientemente de la cantidad que podamos dar. Recibirás más de lo que puedes imaginar.

¡Pruébalo!

Principio # 3: Debemos confiar en la gracia de Dios en la Disposición

Aquí está la parte divertida de la mayordomía bíblica: una vez que decidimos saltar de lleno en esa aventura, podemos confiar en que Dios proveerá lo que necesitamos para toda buena obra.

¿No es eso tremendo? Dios proveerá todo lo que tú y yo necesitamos para ser un buen mayordomo. Él está más interesado en la condición de nuestros corazones que en cualquier otra cosa. Y cuando nos damos, somos transformados para lo mejor.

Cuando obedecemos a Dios en el asunto de la mayordomía, desatamos el poder de Su gracia para trabajar en nuestras vidas. Nosotros podemos ser una bendición para el resto del cuerpo de Cristo y para todos los que están en necesidad de su amor y compasión.

Pregunta: ¿Qué principio de la mayordomía bíblica vas a poner en práctica hoy? 

“No le puedes ganar a Dios en la materia de dar. ¿Por qué no lo pruebas y lo ves por ti mismo?”
Greg Laurie, Pastor Harvest Christian Fellowship

Suscribete al Boletin Mensual

Please follow and like us:

This post is also available in: Inglés

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial